Mi blog puede contener programas dañinos

Escenario

Cuál fue mi sorpresa cuando la semana pasada al intentar acceder a este blog me encontré que estaba bloqueado por Firefox. Probé con Chrome, misma situación. En vez de cargar la página, el navegador mostraba una pantalla en rojo avisando que el sitio puede contener programas dañinos para mi ordenador.

Problema

Aunque los dos navegadores ofrecen la posibilidad de acceder al sitio, la manera no es sencilla ni permanente. Para hacerlo has de hacer click en «ver detalles» y luego otro click en un enlace titulado «ignora el riesgo». Una vez dentro, el símbolo del candado verde a la izquierda de la barra de direcciones aparece tachado y, cada vez que quiera volver a entrar en la página, tengo que hacer esos dos clicks. Por lo visto Firefox usa una API de Google para comprobar si el sitio que estás visitando contiene material peligroso. El API, safe browsing, ofrece la posibilidad de verificar si tu sitio es considerado peligroso. Lo hice y, efectivamente, según ellos mi sitio no era de fiar. Sinceramente no tenía ni idea cuál era la razón, que so supiera no se puede descargar ningún software desde este blog. ¿Estaría mi sitio web comprometido?

Solución

Para dar con el problema usé las herramientas de Google Webmaster. El procedimiento es sencillo. Si no estás dado de alta, lo haces y añades tu sitio web para que sea monitorizado por Google. En el menú de la izquierda, bajo el apartado «Security & Manual Actions», hay un enlace a «Security Issues» para ver los problemas de seguridad que pueda tener tu sitio web. Así fue como descubrí que, según Google, una entrada de hace siete años de este log contenía un enlace a un foro considerado como peligroso por Google. No sé si el foro es peligroso o no, pero sé que la herramienta mencionada en la entrada del blog no lo es. Así que cambié el enlace por otro permitido por Google, que te dirige al sitio donde descargar la herramienta en cuestión. A continuación volví a panel de control de Webmaster Tools y solicité que se volviera a revisar el sitio. En cuestión de pocas horas ya podía acceder como de costumbre a este sitio web.

Dato curioso

Google manda un correo para avisar que la incidencia ha sido resuelta. Pero no lo vi hasta el día siguiente por que Gmail lo manda directo a la bandeja de spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *