Me obligaron a hacerlo

Si eres programador y trabajas por cuenta ajena, probablemente alguna vez te haya tocado implantar una solución o funcionalidad en contra de lo que consideras básicos principios del sentido común. Después de todo, el cliente paga para que se haga lo que dice, independientemente de estándares, usabilidad o costes inútiles.